días que te entran ganas de llorar, pero no,
no será la ocasión pero sí la emoción,
es aguantar por dentro por educación,
por fomentar la comunicación, de predicar con el ejemplo,
y no puedan decir que no, que maleducado no era yo,
aunque no entendieran que tuviera la razón.

no por querer llevarla, que era la diferencia con el interlocutor,
no. la tenía  y a cuanta más sin razón, más reforzaba mi argumento,
porque no, no querían ver lo que yo,
e incluso más gente que sin estar, lo confuso se engorda si lo inflas sin más,
4 ojos se quedan cortos si alrededor,
se cuestiona algún motivo y el desequilibrio de su falta de atención...

dos llevan la razón si se contrastan,
se dudan y se analizan sin cerrar a la razón.
no porque cada uno tenga un punto de vista y sanseacabó,
no. se lleva y se da la razón porque el complemento
enriquece y se abre a la evolución.
no somos muebles, sino personas,
y ganar dinero se hace con dedicación y amor,
so melón.

ver o no ver, es el detalle de la diferencia,
la respuesta a la cuestión. se explica, con paciencia,
se propone no solo una solución sino más de dos,
y no, que no es que no,
y la cabeza se queda quieta encerrada en su prisión.
ante eso educación…

son días, y más noches, que te entran ganas de llorar,
pero no, no será la ocasión pero sí la emoción,
es aguantar por dentro por educación,
por fomentar la comunicación,
de predicar con el ejemplo, y no puedan decir que no...
que maleducado, no, lo contrario con respeto y atención...

dos llevan la razón si se contrastan,
se dudan y se analizan sin cerrar a la razón,
uno y uno, se enriquecen y se abren a la evolución,
con dedicación y amor…

ver o no ver, es el detalle de la diferencia,
la respuesta a la cuestión. se explica, con paciencia,
se propone no solo una solución sino más de dos,
y no, que no es que no,
y la cabeza se queda quieta encerrada en su prisión.
ante eso educación...

pero mejor, reirse y porque no es más que un mojón,
que ni huele ni apesta, sino que no se le necesita prestar más atención,
sin cruces que se le echen pa’ luego darte cuenta que no,
que le dedicas tu pasión, a algo que está en tu cabeza y no en tu corazón...

llorar un rato, vale, es humano, pero mejor reirse de la historieta,
terminando haciendo una maqueta, una escultura o una catedral de tal mojón,
que cargar una escopeta que diga na más que no,
y a duras penas darse cuenta que al mojón se le da la razón,
si con conciencia ves que si te respetas y te silbas una canción,
tampoco era pa’ tanto y acaba siendo una caricatura,
cagaleras que después no recuerdas, te limpias, te saneas,
pero lo anotas en la libretas donde ya mejor que no…

No hay comentarios:

Publicar un comentario