Que gane el mejor...


(inspirado en las semifinales de los Juegos Olímpicos de 2016 entre España y USA)

Solo un partido, un partido de baloncesto.
Como los que se ven o no se ven mientras uno vive su momento.


Solo es un partido, pero no quiero decir un partido cualquiera,
aunque el doble sentido lo tenga... No es una final,
una semifinal según el reglamento, según el guión
que se escribe estando dentro... único según las estrellas
del firmamento, en equilibrio con las estrellas
que brillarán durante los 40 minutos del juego...


Solo es un partido, porque va ser la oportunidad irrepetible,
de eternizar aun más lo que ya se ha hecho dentro de
una pista de baloncesto, una constelación que sin cerrarse,
de Los Ángeles a Pekín y de Londres a Río de Janeiro,
marca la continuidad del deporte más bello...


Solo un partido, donde sin nada que perder y mucho más que ganar,
cuando pareciendo que a estas alturas parece ya todo hecho... el respeto se hará escuchar brillando hasta el último aliento...
sin pensar más allá de 4 cuartos de juego, va a dar igual quien esté
defendiendo, si el rival está acostumbrado a dominar, el reto
se presenta entonces como el aliciente perfecto...

Es solo un partido de 12 contra 12 elegidos,
dirigidos por ejedrecistas desde un banquillo,
moviendo sus fichas acostumbradas a su propia libertad
y su propio estilo y destino: atacando, defendiendo... a base de fuerza mental, en una batalla tan épica pero real,
que ni en el cine se ha visto... pero este día sí, ante un pabellón lleno, con el resto del mundo detrás de una pantalla atento,
contemplando cómo estrellas del firmamento siguen creando al chocar,
su universo desde lo más bello...


Historia viva desde el pasado, pasando por hoy hasta lo eterno...
se escribe siempre al empezar,
saltando dos de las estrellas por rivalidad al cielo...
en un solo partido, jugando a seguir creando el universo del baloncesto,
escribiendo con un balón cayendo dentro de un cesto,
la historia del deporte más bello...


Solo un partido. Que gane el mejor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario